El informe La condena sin sentencia. El abuso de la prisión preventiva en México durante la pandemia proporciona, como su nombre sugiere, un análisis, basado en datos públicos y respuestas a solicitudes de acceso a la información pública, de los patrones de encarcelamiento en México durante la pandemia, con un foco en la prisión preventiva.

Como se muestra en el Informe, en 2020 se registró el aumento anual más grande de la tasa de encarcelamiento de personas en centros penitenciarios desde 2005. Este aumento ocurrió después de cinco años de registrar una tendencia a la baja. El incremento se debe casi completamente a las personas en prisión preventiva, que aumentaron en un 8.5% entre 2019 y 2020. Si se miran estos datos desagregados por género, en el caso de los hombres se percibió un aumento del 8.1% de aquellos en prisión preventiva, mientras que en el de las mujeres sin una sentencia, fue de un 15.1%.

El incremento en el encarcelamiento crecimiento coincidió con el surgimiento de la pandemia por COVID-19, la cual tuvo un impacto notorio dentro de los centros penitenciarios mexicanos. Solamente en 2020 se registraron 870 muertes, lo que significó un aumento del 121% en comparación con la cifra registrada en 2019. Del total de estos decesos, aproximadamente tres de cada diez personas no contaban con una sentencia al momento de su muerte. Lejos de seguir las recomendaciones internacionales dirigidas a tomar medidas de prevención y despresurizar las prisiones, todo indica que la manera de actuar de las instituciones encargadas del proceso penal obstaculizó que estas medidas se pusieran en marcha.


El trabajo para el Informe fue un esfuerzo conjunto de Intersecta con el Programa de Políticas de Drogas del Centro de Investigación y Docencia Económicas. Se puede descargar aquí.