En México cada día se encarcelan a 300 personas, lo que ha provocado ya el crecimiento más rápido de la población penitenciaria en 15 años.

Pero este número no indica que se haya logrado abatir la impunidad o frenado la violencia.

En realidad, quienes están en la cárcel son personas acusadas de pequeños robos o de narcomenudeo, que fueron enviadas a prisión mientras termina la investigación y se le enjuicia.

 

En estas Ocho notas publicadas en conjunto con Animal Político, resultado del trabajo colectivo con otras organizaciones de la sociedad civil para analizar la información sobre personas privadas de la libertad en México.